jueves, 4 de agosto de 2016

Tu lo que quiere que me coma el tigre...

El Carpintero Alf, la Exploradora Dora Umrae, el Cocinero Letor y la Soldada Martichi se habían comprado en viajes El Corte Inglés (antes del brexit) un crucerito con encanto por el mar del norte, por la parte inglesa. El mal tiempo y los borrachines les tiraban mucho mas que los mulatos y el ron de las Antillas, así eran ellos.
Se las prometían muy felices pero el barco resultó ser Costa Concordia y a la primera tormentilla naufragó, recalando los cuatro en una isla desierta pero repleta de fieras.
El instinto de supervivencia de los cuatro era grande, e hicieron piña y juntos construyeron un refugio (con su techadito que les costó un poquito), su empalizada contra bestias (que se fué rompiendo poco a poco) y lograron construir una pila de madera para quemar cuando apareciera algún barco en el horizonte. 
Se jartaron de pan bimbo y plátanos, hasta que aparecieron dos bichos que Martichi la soldada pudo cazar. El primero cayó enterito. El segundo, el clásico tigre británico que se había escapado de un circo, fue rechazado por algunos comensales, cosa que no fue nada bien aceptada por Martichi, que había sufrido desgarradoras heridas en su enfrentamiento con el felino mientras entonaba la famosa canción de Lola Flores. Pero Martichi pensó que la culpa del rechazo la tenía Letor, que lo había cocinado al estilo nouvelle cuisine y ellos no estaban acostumbrados a eso.

Cuando la comida empezó a escasear se desmoralizaron bastante. Ya hasta les parecía ver visiones...se les apareció un trio fantasma encabezado por una chica de vocecilla de pito y gangosa preguntando por unas nintendo, pero rápidamente Umrae la exploradora reaccionó dando ánimo al equipo. Así, consiguieron aguantar las tempestades y el hambre hasta que apareció un barco a lo lejos. Cuando lo vieron aparecer (tipo escena de Los Goonies) se emocionaron y  dieron saltos de alegría, quemaron la pila de madera que habían construido y fueron rescatados.

El barco rescatador los llevó a Dos Hermanas, al Pasaje Los del Rio, donde se tomaron unas cervecitas y unas papas con otro grupo que no había salido victorioso de su partida, formado por Astarte, Princi y Attila. Después descubrieron un bareto en patio que les gustó mucho y se tomaron unas tapitas.

FIN

jueves, 14 de julio de 2016

Alguien voló sobre el nido del cuco y dobló una carta...

Martichi aparcó su polvoriento coche en la puerta de la biblioteca. Divisó un estepicursor en lontananza. Se sorprendió de que ni siquiera apareciera por allí little hat a pedirle un euro.Pero si, de repente se le acercó un chaval haciéndose el caballeroso, para abrirle la puerta. Ella desconfió de él y descubrió que lo que quería era robarle el bolso. Se presentó como Mago Slan. Ambos se dirigieron a la biblioteca para pedir las llaves de la sala en la que iban a enfrentarse. Un hombrecillo extraño disfrazado de Eduard Punset hizo un par de chistes sin ninguna gracia y les dio las llaves.

Poco después aparecieron Letor, Princi, Tigretón y Derleth. Attila hizo una aparición relámpago y un poco más tarde se formó la segunda mesa, con Princi, Milius, Antarx, Carisal, Adalian y Yosoydejuanmi.

Y nada, Letor abrió su preciado juego, Estudio en Esmeralda, repartió las correspondientes fichitas de colores entre los jugadores, y...alguien le dobló una carta. CHAN CHAN CHAN...

Pero no hay nada que temer, porque Derleth tenía la solución. A quienes doblan cartas, pues no se les deja jugar más a ningún juego y punto!! hombre ya!! Y ya si la dobla queriendo, la crucifixión.

Así comenzaron la batalla restauracionistas y lealistas, cada bando intentando que no quedara a la cola ninguno de los suyos y siempre sin saber de que lado estaba Mago Slann. Pillamos a Mago Slann intentando hacer una tranfullería importante y también pillamos a Tigretón y a Derleth cambiándose la chaqueta más de una vez, porque son tela de chaqueteros los dos.

Pudimos jugar tres partidas, que ganaron Letor, Derleth y Martichi.
Y luego nos fuimos a cervecear y sufrimos las alucinaciones pokemiles de varios coches que pasaron por la puerta del Astoria.

FIN

jueves, 7 de julio de 2016

Érase una vez un incremento...



Miércoles 06/07/2016. Dos Hermanas. El grupo de "héroes" formado por Ogro, Attila, Tigretón, y Martichi, un grupo muy cerrado y muy consolidado, dirigido en la sombra por Laeroth, entró en la mazmorra que, a priori, parecía tranquilita. Algún que otro montruo chungo, perro con aliento fétido y a la derecha, escondido....MANOLO. Todos se acojonaron un poco al ver al gigante, pero no sabían que su mayor pesadilla se encontraba un poco más adelante, pasando un poco más inadvertido al lado de Manolo.

Avanzaron mazmorra adentro, Attila cogiendo tesoros, Tigretón comprando pócimas con la pasta que le dejaba Attila, y Martichi y Ogro atizando bestias.

Una vez aniquiladas las bestias menores, encontraron al Ogro (otro a parte de Hugo) que habían subestimado al entrar en la mazmorra. El Ogro era invencible. Con una armadura de 6, y 16 puntos de vida, cayó al suelo en lo que parecía ser una muerte épica y, cual ave fénix volvió a ponerse en pie, al tirar el señor oscuro Princi un dado y sacar un incremento.

Se levantó recuperando toda su vida y de nuevo fue atizado hasta la muerte. De nuevo, incremento y resurrección. Los héroes lo volvieron a intentar una tercera vez, pero en este caso, a la tercera no iba la vencida. Ni a la cuarta, ni a la quinta. Tuvo que ser a la sexta, cuando el azahar y la pericia lanzando dados de Laeroth hizo que saliera una cara del dado en la que no aparecía el dichoso rayito.

El ogro murió y desapareció. Por si acaso se le ocurría revivir, los héroes le facilitaron varios medios de locomoción para su retirada.


Después de esto, se fueron al bar a tomar la cervecita y Martichi recibió dos regalos: un vestido y un libro de inventos absurdos japoneses :P ❤


                                                      Pedazo de mesa de gente wena :P

--------------------------------------------FIN------------------------------------------------------------

CRÓNICA DE SÍMBOLO ARCANO, CTHULHU DADOS Y DADOS ZOMBIES (by Derleth)

El miércoles nos reunimos para hacer "algo", Carlos, Fernan, Carmen, un desconocido y yo.  El desconocido no vino al final (nota de Asun: esto quiere decir que la partida pasó de cerrada a consolidada, pero con mayúsculas y correspondientemente puesto en el calendario), pero aunque no lo conocíamos lo acabamos echando de menos. No sabíamos que hacer pero como somos cultos nos fuimos a un museo, como somos fiesteros fuimos de noche, y como además somos intrépidos empezamos a cazar monstruos para impedir que viniera Cthulhu  y nos diera por...
Pues en esas estábamos, fuimos heroicos y ganamos. Luego pasamos a otra cosa, volviéndonos locos y adorando a Cthulhu, que parece que al final si vino.
Por último nos hicimos zombies y nos comimos a gente.




                                  Y hasta aquí la crónica del Gran Derleth, que ha vuelto pisando fuerte.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En la tercera mesa, se reunieron Némesis, Sirkamus, Astarte, Milius09, Antarx y Carisal para descubrir los misterios que les deparaba el Club Diógenes, que empezar había empezado bien, mandando a todos a una limusina para recogerlos en casa.

Esta bloguera dicharachera ya ha enviado el correspondiente mensaje a través de una fantastica app del movil a Némesis para que mande una pequeña crónica, aunque creemos que está bastante liada preparando las jornadas de Salobreña.


Muaks muaks, hugs and kisses.






jueves, 30 de junio de 2016

El Mago del Año


Una espesa nube negra se había posado sobre el cielo de Augel. Desde que el Mago Negro había abandonado la ciudad, solo ocurrían desgracias.
Pero había tres intrépidos aprendices dispuestos a luchar contra el mal y limpiar la ciudad de chusma. La maga Martichi y los magos Attila y Letor consiguieron mantener a raya a los enemigos antes de que la ciudad fuera arrasada, pero de los tres destacó el buenhacer de Attila. También ayudó el hecho de que encontrara un pardillo en el mercado al que colocarle todos sus componentes mágicos por un pastón. A partir de ahí fué el cuento de la lechera. Se jartó de comprar varas pa endiñar a los enemigos y aprovechó la osadía de Letor, que quiso pegarse contra si mismo delante de un espejo y salió escaldaísimo, para asestar el golpe de gracia a sus compimagos y autoproclamarse Mago Jefe de Augel y sus territorios de ultramar.

El pobre Letor volvió a Mountfive con el rabo entre las piernas por segunda vez, lamentándose de crear juegos a los que nunca gana:
http://clubroldoshermanas.blogspot.com.es/2015/10/negratas-en-la-escuela-de-magia.html

Mientras tanto, en otra mesa, se reunieron Princi, Carisal, Sirkamus y Antarx que echaron una partida muy abierta y muy consolidada, de la que ninguno ha querido hacer crónica aún :P

Continuará...

jueves, 16 de junio de 2016

La Abadía Deluxe

El hermano Dupont, la hermana Astarte, la hermana Umrae, La hermana Martichi, la hermana Tatitamayanegrodelwasa y el hermano Korsario fueron citados en la iglesia de la Abadía Delux.
Allí, el hermano Jorge Javier Vázquez, desde megafonía, les anunció que hacía pocos minutos el hermano Remigio había aparecido muerto en su celda. Jorge Javier sospechaba de toda la abadía menos de ellos, con lo que les encargó la ardua  tarea de averiguar quien era el asesino.
Y cada uno de ellos tenía un sospechoso favorito. "Hermana Martichi, ha visto usted por aquí a un hermano benedictinoconpremio gordo y sin capucha?"- preguntó la hermana Tatitanegrodelwasa. "Ya le he dicho a usted dos veces que yo hace días que no me cruzo con el hermano Berengar"- masculló la hermana Martichi. -"Y a un novicio franciscano, delgado, sin capucha y simpático?"- espetó la hermana Astarte a la hermana Umrae.
Preguntas de este tipo iban y venían de un lado a otro pero el misterio no parecía resolverse.
A mitad de la búsqueda Jorge Javier llamó a los concursantes a la iglesia para realizar la prueba semanal, que consistía en vivir una semana entera hablando siempre en canto gregoriano (también con premio).
Alguno dominaba mejor que otro el arte del cante. Aun así, esto no sirvió para dulcificar el caracter del Hermano Dupont, que había decidido no contestar a casi ninguna de las preguntas que le hacían sus compañeros y a la vez rivales en la investigación.
Por su parte, la hermana Umrae también empezó a usar esta estrategia pero pronto se vengó de ella la hermana Tatitanegradelwasa, enviandola a la iglesia cuando Umrae se disponía a hacer una revelación.
Todos los hermanos habían casi dado con el asesino cuando la Hermana Umrae formuló su acusación:
-"Mi señor Abad Jorge Javier, en mi modesta opinión el culpable del asesinato del hermano Remigio es...chan chan chan...El padre William! " - "mierdus, Joderus, Recorcholus, Caracolus"- El resto de hermanos maldijeron por lo bajini a Umrae por adelantarse.

Pero si, la hermana había dado en el clavo: El padre William, templario, delgado, con capucha y barba había atentado contra el hermano Remigio y acabado con su vida.
Fueron a detenerlo y la próxima semana se emitirá su Polideluxe con Conchita en Telajinco.

Sobre estas líneas, las hermanas Umrae y Tatitamayanegrodelwasa posan mostrando las gafas de +3 al canto gregoriano con premio, la última moda en el monasterio nazareno.


Por otro lado, Attila, Letor, Sirkamus y Tiger Storm jugaron al Fireteam Zero. El juego debía estar en inglés puesto que de vez en cuando se escuchaban los intentos traductores de Tiger Storm.

Al terminar, nos fuimos todos al Jurado, a donde se acercaron también Maribel y Juanmi ;)

THE END

jueves, 9 de junio de 2016

Mansiones de la Locura II



Aunque la semana pasada no tuvimos blog, se reunieron en nuestro club 2 mesas repletas de frikis. En la primera, Sirkamus, Princi, Letor, Ogro y Laeroth se enfrentaron al segundo capítulo del Mice and Mystics, el rabo de Lily. Le encargué resumen a Princi pero...ejem ejem...no me ha hecho mucho caso.

En la segunda mesa, Mago Slann, Tigreton, Privi, Korsario y Martichi jugaron cooperativamente al zombicide y después a un juego del oeste en el que los chavales hicieron lo que tanto critican, ir contra la wapi en una demostración, una vez mas, del poco fair play que les caracteriza.

Ayer, 8 de Junio, y tras una serie de asombrosas coincidencias que nos hicieron acabar muy rallados, nos juntamos para adentrarnos en Arkham a resolver misterios. La expedición se dividió en dos: por un lado Adalian Diamond se dirigió a la estancia principal de la mansión huyendo de la hermana Mary (Laeroth), cosa que no consiguió, y por cagado tuvo que permanecer con semejante señora decrépita toda la tarde. El segundo grupo lo componían el perroflauta Antarx, que en lugar de flauta llevaba una guitarra,y el dinamitador Glenn Martichil que tampoco es que le sirviera para mucho la dinamita cuando los maníacos sexuales decidieron darle pal pelo.

Los malos Princi y Astarté iban ganando pero nunca sabremos cómo terminó esta partida...el hombre de verde, vigilante de la puerta, vino a echarnos a las 21:00 como un clavo.

Así que después nos fuimos al Jurado y allí tuvimos una conversación muy entretenida sobre Deadpool.


miércoles, 1 de junio de 2016

MANSIONES DE LA LOCURA, BY PRINCI

22 de Agosto de 1929, Arkham Massachussets.

Diario de Joe Diamond, detective privado.

El whisky ha sido mi más fiel compañero desde que me hice detective. Ha arrojado luz sobre muchos problemas, ha conducidos mis pasos, ha desenfundado mi arma, sustituyendo al auténtico valor, tantas veces que quizás debiera indicar la marca en el letrero de la desvencijada puerta de mi despacho. Ahora, como todo buen compañero, intenta hacerme olvidar y consolarme(casi siento sus palmadas en la espalda) por lo ocurrido ayer en la tenebrosa residencia de Walter Lynch.

Fue curioso como me entregaron el caso: al parecer, Walter era un importante hombre de negocios, de los que llevan billetes de tres cifras en los bolsillos, y gente que hace el trabajo de la casa por ellos. Así al menos me lo presentaron en el despacho de uno de sus socios, preocupados por su ausencia. Siendo quien era, su desaparición movía dinero en direcciones nada deseadas, y la sociedad había decidido contratar no uno, sino un pelotón de "investigadores" para contactar con él y prestarle ayuda si fuera necesario. Así me ví rodeado por mis nuevos compañeros: una dama nada agraciada de mirada atenta llamada Gloria Golberg, famosa en algunos circulos por sus libros de temática ocultista, un enorme matón de parecer barriobajero llamado Michael McGlen, el cual portaba una funda de viola, aún teniendo las manos toscas y nada cuidadas para tocar dicho instrumento, y una hermosa muchacha vestida exquisitamente de nombre  Jennifer Barnes, que fumaba cuidadosamente usando una boquilla hecha de marfíl.

Nos dieron poca información, salvo los planos dela casa y un pedazo del supuesto diario de la víctima. Fué una sorpresa para mí ver que en el plano(dibujado al parecer por un párbulo) ver la localización de un laboratorio, cómo otra habitación más de la casa. Aún cuando fuera un científico o médico(lo que sabíamos no nos llevaba por ese camino), Walter debería haber gastado bastante dinero para construir aquello.

El trozo de diario fué revelador en ese aspecto: al parecer, Lynch había sufrido la trágica muerte de su  hijo por enfermedad, y digo trágica con  todo el significado de la palabra, pues despues de recorrer el mundo buscando una cura, ni siquiera pudo acompañarlo en su lecho de muerte. Al tiempo, su diario revelaba que su mujer también había caído enferma. Leyendo entre lineas, Golberg y yo convenimos en que el escritor no se encontraba ya muy cuerdo.

Cuando llegamos a la finca, una mansión destartalada y abandonada tan sólo iluminada por la tenue luna, todos estabamos apropiadamente armados. McGlen había sacado un arma imponente de la funda de viola, yo llevaba mi vieja automática, y hasta Barnes esgrimía otra pistola de similar potencia. Sólo Golberg parecía no llevar nada para protegerse, así que decidí acompañarla de cerca para mantenerla a salvo.

El vestíbulo era amplio y tenebroso. Un viejo reloj de pared marcaba las nueve de la noche, y una multitud de puertas nos abría un mundo de posibilidades que ahora se nos antojaban amenazadoras. Resolví ir al laboratorío con Golberg mientras McGlan y Barnes inspeccionaban el ala oeste de la mansión en busca de nuestra víctima.

Cuando llegamos al laboratorio, el olor de la sangre nos rodeo en un abrazo humedo  y cálido con sabor a metal. Sobre la mesa de operaciones había un pobre diablo despellejado en vida, que al vernos no s tendió algo envuelto en un pañuelo ensangretado.

-Sólo buscaba pasar la noche en paz....tomad....le quité esto cuando se fué.....pero ya no tengo fuerzas....

Fue su último estertor. Ninguno de los dos nos esperabamos algo como aquello. Me quedé tan callado y sobrecogido como ella, y así nos encontró Walter cuando entró en la habitación con un hacha ensangrentada en la mano.

Viendo el delirio en sus ojos, ordené a Golberg que huyera mientras abría fuego, torpemente, contra la figura enloquecida que enarbolaba el hacha como las coristas enarbolan los más ligeros complementos. Tal y cómo salió por la puerta apareció Michael, y juro que lo entendí perfectamente cuando dejó caer su arma como reacción de la mirada que Lynch le dirigió. Hasta una persona sin alma se sobrecogería ante aquellos dos pozos de hambre y locura.

Por  más que disparabamos y golpearamos a Walter, no caía. Parecíera que no le hacíamos nada, así que resolvimos huir de nuevo al vestíbulo, atrancando la puerta lo mejor que pudieramos, sabiendo que en tan poderosas manos, el hacha abriría camino en poco tiempo.

El vestibulo estaba oscuro como boca de lobo. Gloria se acercaba con un desvencijado farol que alumbraba la estancia, y Jenny con algunos objetos más que había encontrado. Nos dirigimos juntos a la segunda planta de la mansión, oyendo como el metal iba destrozando la madera una vez, y otra, y otra...

Cuando llegamos al pasillo que daba a las distintas habitaciones, buscando que podría hacer aquello a Walter, vimos algo....

Mi mente está turbia, pero creo que todavía puedo recordar la verdad. Edith Lynch,  amada esposa, había tenido un destino peor que su marido, peor que la muerte, y venia a dar testimonio de ello.... muerta y podrida, con un titubeante caminar y un ansía homícida en los ojos.

Dimos cuentas de la criatura con las armas que nos quedaban, y mientras vigilabamos la entrada del pasillo, Golberg, sorprendida, sacó de los harapos del pobre desgraciado del laboratorio una reluciente llave de plata. Pude ver como a Jenny se le iluminaba la mirada, y rapidamente nos guió hasta la puerta del dormitorio principal. La cerradura era del mismo material y talla.

Entramos como una tromba en el dormitorio, el cual aunque había sido bonito e incluso confortable, ahora tan sólo aparentaba ser la guarida de un psicópata. Ésto mejor no lo describiré.

Encontramos otro diario, más actual, con una letra distinta a  el que nosotros teníamos, en el que sólo había unas pocas palabras garabateadas. Indicaba que los resultados del estudio habían sido enterrados en el sótano, y a un margen unas extrañas palabras. Después de pasarnos la inscripción, fué McGlen el que dijo:

-Es escocés gaélico. Parece algún tipo de orden, o quizás una contraseña.

Para ir al sotano, teníamos que volver al vestíbulo, el cuál seguía igual de oscuro, y aunque Walter parecía haber desparecido, su recuerdo fue suficiente para intentar buscarle antes de que él nos encontrara. Nuestras perquias fuweron infructuosas, salvo por un enorme escopetón, que Golberg encontró en una zona del laboratio prematuamente abandonada por el atauqe.

Cuando descendimos por las oscuras escaleras al sotano, vimos algo más que no pudimos entender. Deltante de donde la escalera acababa,una losa gris, como un muro de un material extraño, con formade rostro de hombre, nos miraba de manera totalmente inexpresiva.  Entonces, con un sonido que a todos nos asustó, e inesperadamente fuerte en medio del silencio de aquella demoniaca mansión, oímos al reloj dar las doce.

Nos sacó del pasmo, y rapidamente McGlen, dirigiendose al extraño vigilante, pronunció las palabras en irlandés. Y juro, por Dios que sí, que la cara NOS SONRIÓ, Y EL MURO SE HIZO A UN LADO PERMITIENDONOS EL PASO.

Sólo hay dos palabras capaces de describir lo que vimos entonces: fosa común. Pilas de cuerpos aquí y allá, pudriendose acompañado del zumbar de miles  de insectos.

Venciendo nuestro asco y temor, buscamos por allí. Fue fácil encontrar el librito. Aquél maldito y condenado libro, que nos reveló lo que nunca nos hubieramos atrevido a creer. Walter ya no existía: tanto su mujer como  su hijo murieron por un virus necrófago, que había dominado despues el cuerpo y la mente de Walter,m convirtiéndolo en una marioneta para llevar a cabo sus designios.

Y en ese momento, dios sabe por qué, la criatura que antés había sido un hombre de negocios que amaba a su familia, gritó con una voz ed más haya de las profundidades del infierno:

-¡Vamos, hermanos, debemos  alimentarlo! ¡Alimentarlo, con su carne!

Un coro de gemidos y grito desalmados, recorrió toda la casa de arriba abajo. Sin mediar palabra, corrimos hacía el vestibulo, dispuestos a abandonar aquél maldito lugar para siempre. En nuestros ojos, la locura y la desesperanza eran ya patentes.

Fuimos demasiado lentos... Cuando lelgamos al vestibulo, pudimos ver, gracias al farol que Golberg feurtemente asía, una horda de cadaveres que se dirigía a nosotros, con "aquel" Walter Lynch a la cabeza. Aquél demonio sonreía, sabiendo que el sustento que ansiaba lo tenía a tan sólo unos pocos pasos.

No recuerdo nada de aquello. El caos, tanto por el movimeinto, cómo poro el sonido de las armas, siendo disparadas frenéticamente a la buscqueda de un camino a la salida entorpecen mi mente. Tan sólo recuerdo sentir la lluvía  fría sobre mis hombros, el calor que emitía aún el farol apagado por el agua en la mano de Golberg.... Y los gritos de McGlen y Barnes siendo devorados vivos por la horda.

Me dí la vuelta jsuto para ver como algo salía de entre los cadaveres que remataban a mis camaradas. Una silueta oscura y enorme, visible aún en las tinieblas, cerró de un portazo las puertas de la mansión. El virus había conseguido lo que necesitaba: sustento. Y cuando todo se calmó, oímos al reloj de pared dar la una de la mañana.

Esta es la última entrada de este dario.  Lo dejaré en un paquete cerrado a la entrada del camino de la casa Lynch, para advertirte a tí, y a aquellos que te sigan, que no debes seguir. Huye, como yo haré ahora. Me cambiaré de nombre y de país, pues me estremezclo de pensar que sea lo que fuera aquello que nos cerró la puerta, conoce mi rostro, y más tarde o más temprano, volvera a tener hambre.